El Monstruo de Colores

“Este es el monstruo de los colores.

Hoy se ha levantado raro,

confuso, aturdido…

No sabe muy bien qué le pasa.”

El otro día, tuve la suerte de poder contarle a una clase de niños de cuatro años un cuento que de seguro os sonará: El Monstruo de los Colores, un libro cuya autora, también ilustradora, es Anna Llenas. Todos los niños escucharon con mucha atención, durante el tiempo que duró el cuento, que no es mucho, no se oyó ni un murmullo. Y estaban impresionados con las ilustraciones, el libro es pop-up.

El cuento comienza con el Monstruo de Colores que se ha hecho un lio con las emociones y una niña amiga suya está decidida a ayudarlo a poner orden. De esta manera, los dos juntos identificarán, describirán y asociarán con un color las emociones para poder colocarlas en botes. Las emociones que se presentan son: alegría, tristeza, rabia, miedo, calma y amor.

El Monstruo de Colores, protagonista de la historia, se nos presenta como un personaje dulce y que inspira ternura. Nada que ver con la imagen tradicional del monstruo. Eso y el hecho de que el Monstruo tenga la compañía de la niña ayuda a que el protagonista no cree en los niños una sensación de miedo.

Los textos son breves y sencillos, lo que lo hace perfecto para primeros lectores. Quizás la historia sea demasiado simple, pero, realmente, no hace falta más: esta simplicidad permite que el mensaje llegue bien a los niños. Al terminar el cuento hicimos algunos juegos para comprobar lo claro que había quedado y las respuestas fueron simplemente geniales y espontáneas: “tengo miedo en el patio, cuando creo que se va a enmarcar la pelota en el árbol más alto” (4 años).

Hay un detalle en las páginas dedicadas al miedo que puede causar malentendidos y a la vez parece un poco contradictorio: “El miedo es cobarde, se esconde y huye, como un ladrón en la oscuridad”. Puede parecer que el cuento dice que hay que reprimir el miedo, al fin y al cabo, es como un ladrón. La clave está en saber interpretar, en que ayudemos al niño a interpretar correctamente. No es malo ser cobarde, todos somos cobardes en algún momento de nuestras vidas, en muchos seguramente. No es malo ser cobarde siempre y cuando quede claro el mensaje de que muchos de esos miedos se pueden superar con esfuerzo, uno no debe dejarse subyugar por los miedos.

El amor, la última de las emociones, queda en el aire. Yo aproveché esta ausencia para que fueran los propios niños quienes averiguasen qué emoción ocupaba al Monstruo. Algunos podréis echar de menos alguna explicación sobre ella. Pero, al fin y al cabo, los libros no son la solución a todo aprendizaje. Los cuentos son un tesoro que nos abre las puertas a nuevas cosas, por lo que esta emoción, que si cabe es aún más personal que las otras, se reserva para descubrirla junto a los niños. Hay muchas posibles actividades y juegos de la autora para ello, más lo que a cada uno se le pueda ocurrir en su ingeniosidad.

En conclusión, a pesar de que no es un cuento perfecto, no creo que ninguno lo sea, es muy bueno para introducir a los niños, que cada vez crecen con una mayor impotencia para expresar sus sentimientos, en el mundo de las emociones. Dándoles nombre primero e identificándolas con situaciones personales después, los niños llegan a reconocerse, se ven reflejados en las situaciones que describe el libro y son capaces de extrapolarlas a aquello que ellos han vivido. Lo que hace de este cuento un gran recurso es que, sin atosigar al niño con información, permite que en cada lectura el niño avance a su ritmo profundizando más allá del libro con la persona que le acompaña en esta gran aventura.

En cuanto a las ilustraciones, personalmente, solo puedo decir que son simplemente geniales. La técnica de collage de materiales reciclados que utiliza la autora da volumen, más aún cuando tenemos la versión pop up, pero a la vez utiliza líneas sencillas. Además, visualmente es muy colorido. Niños y mayores quedan embobados.

Anuncios

5 comentarios sobre “El Monstruo de Colores

Agrega el tuyo

  1. Me ha gustado mucho cómo has contado el cuento y a la vez has ido haciendo énfasis en aquellos sentimientos que el libro pretende destacar y hacer importantes para los pequeños. Es una historia muy bonita para leer a los alumnos en clase, ya que les ayuda a identificar emociones y sensaciones; además de aprender a controlarlas.

    Personalmente, soy de la opinión que los cuentos en el aula tienen mucha más utilidad de lo que la mayoría de la gente piensa, ya que , como mismamente dices en el texto: “Los cuentos son un tesoro que nos abre las puertas a nuevas cosas”.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Muy buena entrada! Le echaré un ojo a este cuento para usarlo en clase, ya que me parece interesante que se trabaje el tema de las emociones y el conocimiento personal, tema que, desgraciadamente, no se suele tener en cuenta en la escuela por no ser un contenido teórico.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me gusta mucho la idea de profundizar en el libro. Muchas veces nos encontramos con tantos libros que no sabemos cuales pueden ser los más adecuados para niños con determinadas características. Este tipo de entradas pueden ser una gran guía, gracias 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Hola Isabel! Me ha gustado mucho tu publicación y también me encanta el libro del que hablas, yo también he tenido la suerte de contárselo a los alumnos de mis prácticas de infantil y pienso que es un libro con el que se trabaja muy bien las emociones, además de fomentar otros aspectos como la creatividad o la imaginación, y lo más importante ¡A los niños les encanta!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: